Sidebar

05
Mar, Dic

Convocatoria LEISA 32-4: Organización para el fortalecimiento de las sociedades pastoriles

volúmen 32, número 2
Typography

El número de diciembre de 2016 busca informar a las comunidades de pastores, a los técnicos y profesionales de campo, a quienes toman decisiones políticas y a otros, acerca de las prácticas y políticas que mejor se adecúan al fortalecimiento de los sectores sociales dedicados al pastoreo.

Las comunidades de pastores proporcionan carne, piel, fibras, productos lácteos y estiércol para uso como combustible, apoyando a cerca de 200 millones de hogares en muchos lugares del mundo donde la agricultura no es posible. Desde hace milenios los pastores han manejado los pastizales en los entornos más duros del planeta: desde las tierras altas de Asia y América del Sur hasta las zonas áridas de África y la península arábica. Sin embargo, a pesar de su importancia como administradores de la naturaleza, de sus tradiciones y de la producción basada en el ganado, los pastores son a menudo marginados en la política y la práctica del desarrollo.

Como dependen de la movilidad del ganado y de las tierras comunales para su sustento, los pastores se ven cada vez más afectados por los crecientes conflictos y violencia que bloquean el acceso y uso de sus recursos naturales. Por otra parte, el incremento de la mercantilización de la tierra, la pérdida de pastizales debido al cambio climático y la expansión de la agricultura en las mejores pasturas comprometen aún más la sostenibilidad de las comunidades pastoriles. El apoyo social y político a los pastores es débil y generalmente inapropiado a su realidad. No es posible generalizar las necesidades de los pastores, que difieren no solo de comunidad a comunidad, sino aun de un hogar a otro. Sin embargo, en términos bastantes generales, podemos decir con seguridad que el fracaso de los esfuerzos de desarrollo en el pasado se ha debido a una mala comprensión del pastoreo como un sistema de uso múltiple de la tierra que está profundamente arraigado en una cultura y que depende directamente de la naturaleza. Como resultado, los pastores han sido excluidos de los procesos de planificación local y nacional.

Estamos particularmente interesados en difundir artículos sobre las prácticas de las organizaciones de base y experiencias de las comunidades de pastores que hayan fortalecido sus lazos y mejorado su organización, así como su participación en el diseño de políticas que respeten sus derechos. El papel de las mujeres y los jóvenes en estos procesos es de especial interés.

Esperamos sus experiencias y perspectivas antes del 17 de octubre de 2016. Por favor dirigir sus artículos para LEISA 32-4 (diciembre 2016) a: Teresa Gianella, correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.