Sidebar

02
Vie, Jun

Ajustes en el manejo del agua, con frecuencia una necesidad

Volumen 26, número 3
Typography

El agua, como la luz del sol, es considerada con frecuencia como fuente de vida. Sin agua suficiente no hay alimentos ni otros productos agrícolas. Es por ello que el manejo del agua cumple una función esencial en la agricultura. Los agricultores han desarrollado muchas maneras de potenciar y garantizar el que sus cultivos y árboles tengan acceso a cantidades adecuadas de agua en el momento necesario. Las principales tecnologías son: la labranza del suelo, el acolchado o mulching, la aplicación de fertilizantes orgánicos (para mejorar la infiltración y la conservación del agua de lluvia en el suelo), la cosecha de agua, el riego (para garantizar el suministro de agua a las plantas) y el drenaje (para prevenir el anegamiento). Para lograr esto, la acción oportuna y el manejo de riesgos como la erosión del suelo y el control de su salinidad son, también, aspectos importantes. El manejo del agua tiene efectos en la fertilidad del suelo, pues posibilita la actividad de sus organismos vivos y la disolución de los nutrientes que aprovechan las plantas, y también tiene influencia en sus microclimas interior y exterior (temperatura, humedad) y en la incidencia y persistencia de plagas, enfermedades y malezas. El agua también cumple un rol importante en la intensificación –especialmente mediante el riego– y la diversificación de actividades en la finca como la crianza animal, la piscicultura y el ecoturismo. Además, el manejo del agua que se hace en la misma finca, puede tener efectos fuera de ella, por ejemplo: almacenamiento de agua para las zonas urbanas y prevención ante incrementos repentinos del caudal de los ríos, servicios por los que gobiernos y otras entidades están cada día más dispuestos a pagar. La cosecha del agua de lluvia, los planes de riego y la gestión de cuencas son manejos complejos donde a la organización social le toca cumplir un rol muy importante.


Muchas tecnologías de manejo de agua, tanto las simples (por ejemplo, la labranza del suelo) como las complejas (por ejemplo, el riego), han sido algunas veces utilizadas por los agricultores durante más de mil años, como en el caso de los antiguos sistemas de riego sumamente sofisticados de la India, Egipto o los Andes. Otras tecnologías son relativamente nuevas, por ejemplo, los pozos profundos, la tubería de plástico, el uso de aspersores y el riego por goteo.

El incremento del riego no es siempre sostenible. En realidad, en muchos lugares, la gestión del agua está en problemas; el nivel freático disminuye rápidamente, así como las corrientes subterráneas, debido al bombeo excesivo (generalmente para el riego desde pozos profundos), o a una reducción de la infiltración del agua en el suelo. El cambio global del clima que está causando el derretimiento de glaciares, las sequías y un impacto más severo del fenómeno de “El Niño”, puede ser una causa importante de la reducción de la infiltración del agua, pero no es la única. Esta reducción se debe también a la deforestación, la agricultura industrial y la urbanización expansiva. La pérdida de cubierta vegetal y materia orgánica del suelo está causando que la agricultura se vuelva más sensible a las altas temperaturas y a la sequía. La mayor escorrentía genera flujos extremos y, consecuentemente, mayor erosión del suelo, lo que puede ser causa de inundaciones.

Los riesgos relacionados al clima están en aumento justo cuando es necesario intensificar y garantizar la producción en las tierras áridas. Los pedidos por obras de irrigación y tecnologías modernas para ahorrar agua –tuberías de agua, aspersores y riego por goteo– son una reacción normal. En algunos lugares esto todavía puede ser una opción, pero en muchos otros el nivel de riego ya es insostenible y las tecnologías modernas para el riego son demasiado caras para la mayoría de los agricultores de pequeña escala.

¿Qué opciones alternativas existen para los agricultores de pequeña escala?
Un buen estudio para analizar el sistema actual de manejo del agua en la finca, la cuenca o el territorio, puede ser necesario. ¿Existen aún recursos acuíferos subutilizados, por ejemplo: los estratos de agua subterránea que pueden ser aprovechados por cultivos con raíces más profundas o por los árboles en sistemas de cultivos múltiples, o el agua de escorrentía que puede ser captada como cosecha de agua en microcuencas, detrás de terraplenes, pequeños diques, estanques o en la cuenca hidrográfica completa, o usándola directamente para la producción de cultivos o árboles o para infiltrarla en el suelo, incrementando así la cantidad de agua subterránea disponible para el riego? También cabe preguntarse:¿existe la posibilidad de prevenir la pérdida de agua, por ejemplo, a través del manejo orgánico del suelo, un deshierbe más intensivo, mulching, cortinas vegetales rompe vientos o un mejor revestimiento de los canales de riego? ¿Es posible ahorrar agua produciendo localmente aspersores baratos, riego por goteo o cultivos que consumen menos agua? ¿Son posibles los sistemas de producción alternativos de gran valor para el ahorro de agua como la ‘agricultura de conservación’, el ‘sistema de cultivo intensivo de arroz’ (que también parece funcionar para cultivos bajo riego de sorgo, mijo, trigo y caña de azúcar), la ‘agroforestería análoga o basada en sucesiones’, la producción de frutales o uvas con riego por goteo a pequeña escala combinada con el uso de abonos orgánicos y la lombricultura, la producción integrada de cultivos/árboles/ganado? Por lo general, los sistemas ecológicos están utilizando el agua de manera más eficiente y sus ingresos pueden ser más altos, especialmente porque pueden obtenerse precios más altos por productos orgánicos, de gran valor o de buena calidad.

Todavía hay muchas opciones para que los pequeños agricultores puedan mejorar su gestión del agua, especialmente si trabajan juntos, pero para todas las opciones hay un final. Entonces, lo que se puede hacer para que la agricultura sea más sostenible y equitativa es una historia diferente.

Coen Reijntjes
correo-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.