Sidebar

28
Dom, May

Qué hemos aprendido

Volumen 19, número 2
Typography

Este artículo echa una mirada retrospectiva a siete años de acción-investigación con pequeños agricultores realizada por COSECHA, una ONG hondureña (ver LEISA Vol.16.1 p 24 ).

El propósito de esta investigación fue el desarrollar tecnologías de manejo del agua que pudieran ser adoptadas por agricultores individuales que estuviesen cultivando una hectárea o menos. Nos decidimos por esta meta debido a que se había realizado gran cantidad de investigación de sistemas multi-familiares más grandes, pero parecía existir una falta de investigación sobre las tecnologías que una familia individual podía adoptar espontáneamente. Nos auto limitamos a tecnologías que costaran menos de US$ 50, por tecnología y por agricultor y hemos trabajado duro para bajar aún más los costos. Nuestro trabajo ha sido llevado a cabo en zonas de ladera, donde vive la mayoría de pequeños agricultores hondureños.

Las tecnologías descritas aquí no están necesariamente en su forma acabada. Esperamos que todas ellas puedan, con el tiempo, ser modificadas de manera que trabajen mejor y cuesten menos. Estas ya son muy populares entre los agricultores pero damos la bienvenida a toda experiencia o sugerencia que la gentepueda tener para mejorarlas.

Prioridades

Revistiendo el microtanque, Sabana Grande / Foto: Anita Ingevall

Durante nuestros años de investigación, hemos aprendido algunas lecciones valiosas sobre las prioridades de la gente para el uso del agua. Al inicio pensábamos que la gente usaba el agua principalmente para sus cultivos de grano. ¡Qué equivocados estábamos! De hecho, las primeras prioridades son domésticas: agua para beber, lavar y el baño. Luego vienen sus animales y el agua para regar los huertos caseros y los cultivos más valiosos, tal como los plantíos de árboles frutales o las hortalizas comerciales. Sólo después utilizan el agua para regar sus cultivos de granos y raíces.

Mirando la lista, podemos entender el por qué las mujeres están tan interesadas en el agua. También nos ayuda a entender por qué la mejor ubicación para el primer micro-tanque construido por cualquier familia es cerca de sus hogares. En el contexto de América Latina, hemos encontrado que de todo el trabajo que hemos realizado en desarrollo agrícola, el relacionado con el agua es el que más ha atraído la atención de las mujeres. Las mujeres están interesadas en el agua para uso doméstico y para dar de beber a sus animales y regar sus huertos caseros. Estas actividades están, usualmente, bajo su responsabilidad. Por supuesto, las mujeres también están preocupadas de que se produzcan hortalizas y suficientes cultivos para la subsistencia, a pesar de la lluvia irregular. Sin embargo, en la mayoría de los países de América Latina, la producción de granos básicos no es de su directa responsabilidad, y ellas -además de todo lo que ya hacen- prefieren no asumirla.

Fuentes de agua

Existen más fuentes de agua de lo que la mayoría de la gente piensa. Gradualmente nos hemos ido dando cuenta de que muchas de las fuentes que pensábamos eran insuficientes, han resultado ser muy valiosas. Conforme aprendimos a cómo reciclar el agua de la casa y a desarrollar bombas menos costosas, nos dimos cuenta que la cantidad de personas que tiene acceso a fuentes de agua es más del doble de la que habíamos pensado originalmente.

Una de las lecciones más importantes que hemos aprendido es que casi cualquier fuente de agua, no importa cuán insignificante parezca, puede llegar a ser muy útil. Por ejemplo, muchas fuentes de agua que fluyen sólo durante la estación lluviosa pueden ser todo lo que el agricultor necesite, si lo que él requiere es salvar los cultivos de las sequías inesperadas. Los agricultores también pueden usar las fuentes que tienen tan poca agua que no discurren, sino que simplemente gotean o «sudan». Si el agricultor tiene un microtanque y colecta una cantidad apreciable de agua en un tiempo dado, ésta también es una fuente útil. Por ejemplo, en Sabana Grande, Honduras, existen cinco familias que consiguen toda su agua potable de un «manantial» donde el agua escasamente emana del suelo.

El acceso a diferentes fuentes de agua puede ser importante. En Honduras, los agricultores que sólo pueden llenar los tanques cosechando el agua de lluvia han perdido el interés en construir microtanques. Sin embargo, los que también tienen acceso a alguna otra fuente de agua continúan muy entusiasmados con los microtanques. Esto se debe a que un microtanque que únicamente es alimentado por agua de lluvia sólo se llenará y será utilizado dos o tres veces durante el año. Los agricultores que tienen una fuente de agua más regular pueden mantener su microtanque lleno a lo largo del año, llenándolo y vaciándolo cada tres días, pudiendo usar el total de su contenido unas 100 veces cada año. Así, los agricultores con una fuente de agua adicional tendrán más facilidad para recuperar su inversión inicial en el tanque.

En particular, los agricultores valoran la cosecha de agua cuando ellos también tienen otra fuente que, por ejemplo, requiere una bomba de agua. En este caso, la mayoría de las veces el microtanque se llena bombeando agua, aunque, lógicamente, los agricultores se alegran cada vez que se presenta una lluvia que puede llenarlo.

Reutilizando el agua de la casa

Con materiales locales y menos de un día de trabajo, un agricultor puede fabricar un pequeño filtro a superficie del suelo que hace que el agua gris (transportando suciedad y jabón) sirva para los cultivos. Una familia promedio de 5 miembros produce aproximadamente un cilindro de aceite por día de agua jabonosa. Filtrada, esta agua usualmente significará que un área considerable de terreno cerca de la casa vuelva a ser útil otra vez. Con esta disponibilidad de agua, una mujer puede incrementar el tamaño de su huerta familiar en un 50 o aún en un 100 por ciento, y quizás también sembrar suficientes hortalizas para la familia a lo largo del año.

Para construir un filtro, sólo se necesita arena de río, cascajo, carbón de leña (restos del fogón de la cocina) y algunas piezas viejas de plástico usado (o una bolsa de cemento). El filtro se hace cavando el suelo unos 50 cm. Éste puede ser recubierto con cemento, pero una manera más barata es recubriéndolo con varias capas de bolsas de plástico usadas. Luego se colocan en el filtro iguales cantidades de cascajo primero ydespués de arena de río y el carbón leña de la cocina. La leña actúa como un filtro de carbón y debe ser reemplazada aproximadamente cada seis meses, dependiendo del tamaño del filtro y de la cantidad de agua que pasa por éste. Desde el filtro, el agua debería ir a una suerte de unidad de almacenamiento, aunque ésta sea muy pequeña (cerca de un metro cúbico), si el filtro es la única fuente de agua para el tanque.

Transportando agua

En la mayoría de los casos, el agua no está directamente disponible en el lugar donde se necesita, sino que tiene que ser transportada desde la fuente hasta la casa o el campo. Con frecuencia esto demanda muchos recursos y puede ser una restricción importante para el incremento del uso de agua.

Tradicionalmente, el agua es llevada en contenedores o es transportada por canales desde la fuente a un tanque de almacenamiento. Una simple manguera de poliuretano puede reemplazar los canales. Generalmente es mucho menos cara, y también preferible porque es fácil de usar y puede seguir bien la topografía del terreno, por ejemplo, bajando una distancia en pendiente y luego trepando la misma distancia. Todos los agricultores del área de Sabana Grande prefieren el uso de una manguera antes que un canal. La manguera también pierde menos agua a lo largo del camino, no deforma la tierra por la que pasa y puede trasladarse fácilmente de un lugar a otro. Si la manguera se entierra, es más difícil que la gente robe agua a lo largo del camino. Sin embargo, en comparación con los canales, las mangueras son más vulnerables al vandalismo.

Con frecuencia, se necesitan bombas para subir el agua, desde la fuentes, a las partes altas. A pesar que trabajamos con «bombas de agua» por varios años, sólo recientemente hemos aprendido que una bomba podría hacerse con un pequeño pedazo de tubo de PVC y un poco de accesorios de plástico y metal, que están disponibles en la mayoría de ferreterías, más doscanicas. Es una simple bomba de succión muy parecida a las del extremo superior de ciertas botellas, pero mucho más fuerte y duradera. Es lo suficientemente simple como para que cualquier agricultor pueda hacerla. El costo total de los materiales parauna bomba capaz de elevar el agua verticalmente unos 30 metros, es aproximadamente de US$ 40.

Esta bomba se ha vuelto extremadamente popular entre los agricultores que tienen fuentes de agua justo en el subsuelo de sus parcelas. El bombear el agua requiere de mucho esfuerzo pero, a pesar de esto, la mayoría de los agricultores está muyentusiasta por ser capaz de hacer tal bombeo. Para aquellos que pueden permitirse el tener un sistema más eficiente, en estemomento estamos trabajando para encajar dos de estas bombas a un pedal, de tal modo que un agricultor o agricultora pueda usar sus piernas para bombear el doble de agua, sin cansarse tan rápido. Con tal sistema, estimamos que una persona puede elevar suficiente agua como para regar una media hectárea de tierra hasta 25 metros en vertical.

Las bombas pueden usarse para elevar agua desde los tanques de almacenamiento, desde los ríos y cursos de agua, y desde los manantiales. Éstas no sólo son fáciles de hacer, sino muy ligeras, de modo que pueden ser llevadas a casa cada tarde, con el fin de evitar el hurto. Sólo una de ellas es suficiente para permitir que una persona eche agua a un huerto de hortalizas grande (20 x 30 metros) o aproximadamente a cincuenta árboles.
Almacenando agua

El almacenamiento es el corazón de cualquier sistema de agua. Con frecuencia, desafortunadamente, esto representa la parte más costosa del sistema. Es cada vez más claro que de lejos, el camino más eficiente para asegurar que nuestros cultivos tengan suficiente agua es el almacenar el agua de lluvia en el mismo suelo. Resulta mucho más barato duplicar o triplicar la infiltración del agua en el suelo, y por lo tanto casi duplicar la capacidad del suelo de mantener el agua, que el construir un microtanque de tamaño mediano. ¿Cómo así? Básicamente, incrementando el contenido de materia orgánica del suelo.

El impacto que tiene, incluso, una pequeña cantidad de materia orgánica en el suelo es con frecuencia subestimado. Una investigación en el sur de África, por ejemplo, mostró que los cercos vivos de contorno redujeron a la mitad la cantidad de agua que escurría cuesta abajo durante las tormentas, aún antes que estos empezaran a tener un efecto de terraza. La razón principal fue la gran cantidad de materia orgánica que había caído debajo de los cercos vivos, haciendo aquella franja de suelo mucho más porosa y, por lo tanto, incrementando dramáticamente el nivel de infiltración debajo de los cercos vivos. Así, nuestra primera línea de defensa contra la sequía debe ser el uso de abono verde y cultivos de cobertura, cultivos asociados, agroforestería, y cualquier otra práctica que incremente el contenido de materia orgánica de nuestros suelos.

La bomba de succión es ligera y puede guardarse en la casa / Foto: Anita Ingevall

A la vez, los microtanques siguen siendo importantes para almacenar agua suplementaria. COSECHA ha sido capaz de bajar el costo de construcción de los microtanques a través del uso de materiales locales, tales como arcilla, arena de río y rocas, más sólo una bolsa de cemento por cada metro cúbico de capacidad. Tales microtanques son totalmente impermeables al agua y, con un poco de sombra, virtualmente no sufren pérdidas de evaporación. Ha habido problemas con la ruptura de algunos de ellos, pero sólo cuando la elección de la ubicación no había sido buena, ya sea porque el suelo de alrededo restaba filtrando agua o porque era de una arcilla muy densa que se quebraba al secarse. Rajaduras pequeñas pueden ser reparadas fácilmente.

Cuando empezamos a trabajar por primera vez con el manejo del agua, pensábamos que los agricultores podrían preferir hacer una serie de microtanques de unos 0,5 a 1,0 metros cúbicos de capacidad, simplificando con ello la distribución del agua. Pero en vez de tomar tal enfoque, todos los agricultores prefirieron hacer un solo tanque, generalmente de unos 5 a 7 metros cúbicos de capacidad. En unos pocos casos, se han construido tanques de más de 25 metros cúbicos.

Se debe tener cuidado para evitar la posibilidad de que los niños caigan en los microtanques y se ahoguen. La mayoría de las familias ponen los tanques en su propio terreno cerca de la casa, de modo tal que los niños de otras familias no tengan acceso a ellos. Si ellos mismos tienen niños, mantienen los microtanques bien cubiertos, por ejemplo, con ramas de árboles, viejas piezas de plástico o planchas de hojalata de techado.

La salud es otro punto serio que debe ser considerado cuando se construyen microtanques. El agua estancada puede ser la causa de problemas de salud. La principal preocupación en América Central es la posible diseminación tanto de la malaria como de la fiebre del dengue . Si los agricultores tienen una fuente de agua permanente, necesitan vaciar completamente el microtanque, por lo menos una vez a la semana. Cuando el agua se mantiene por más tiempo en el microtanque, pueden surgir problemas. Pero los agricultores hondureños han encontrado una cantidad de soluciones prometedoras. Por ejemplo, el aceite de cocina común produce una película en la parte superior del agua, matando las larvas de los mosquitos. El neem (Azadirachta indica) y las hojas de «madre de cacao» o «mata ratón» (Gliricidia sepium) también pueden machacarse y arrojarse al agua para controlar las larvas del mosquito, y pueden tenerse sapos y peces para que coman las larvas. Necesitamos experimentar más con cada una de estas soluciones a fin de asegurarnos de su efectividad.

Usando el agua

Al principio, los agricultores no se preocupan mucho del uso eficiente del agua recientemente lograda, a menos que tengan que bombearla o la cantidad de agua disponible sea muy limitada. Generalmente, prefieren aspersores porque éstos son más fáciles de usar. Pero, conforme ellos empiezan a regar parcelas más y más grandes, ven la necesidad de ser más eficientes para así sacar cada vez más provecho del agua.

La manera más eficiente de regar los cultivos es el riego por goteo. Los agricultores en Honduras han desarrollado, o por lo menos han tratado de desarrollar, tres sistemas de goteo, pero el más popular es un sistema simple que incluye el paso de tornillos de madera a través de una manguera de PVC ordinaria a intervalos regulares. Un lado de la manguera sostiene el tornillo con firmeza en el lugar, mientras que el otro lado sólo es parcialmente penetrado por el tornillo, permitiendo que el agua salga. Esto permite que los agricultores saquen el tornillo cuando el hueco se tapona debido a las impurezas llevadas por el agua, y también ajustar el tornillo para regular el flujo del agua que salga del hueco. Debido a que se usa una manguera ordinaria, este sistema cuesta menos de la mitad que cualquier otro sistema que conozcamos.
Conclusiones

Si debe ser adoptada, la tecnología inicial que compartimos con los agricultores tiene que tener un impacto rápido, reconocible en los rendimientos. Aún cuando creemos que las tecnologías deben ser, en lo posible, lo más simples, en el caso del manejo del agua nosotros también debemos trabajar con los suelos de los agricultores para mejorar la fertilidad, la infiltración y la capacidad de retención del agua, así como en proporcionar la sombra que se necesita para reducir la evaporación y la transpiración. El agua aplicada a un suelo duro, impenetrable, infértil, expuesto al sol tropical, generalmente tendrá sólo un impacto pequeño sobre los rendimientos. Por lo tanto, es importante considerar las medidas de conservación del suelo, así como las medidas para mejorar su contenido de materia orgánica, tal como el abono verde o los cultivos de cobertura, como componentes esenciales del manejo del agua.

Trabajar con el agua no es fácil, debido a que los extensionistas y los agricultores del programa necesitan, con frecuencia, aprender mucho sobre un tema nuevo, y debido a que se necesita trabajar al mismo tiempo con el manejo del suelo. Sin embargo, los resultados pueden ser tremendamente alentadores.

Nos alegrará enviar los planes y diseños de cualquiera de las tecnologías mencionadas a quien lo solicite. Podemos ser contactados en la dirección o email que proporcionamos a continuación.


Roland Bunch y Gabino López
Apartado 3586, Tegucigalpa, Honduras
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.